A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: mysqli::real_connect(): MySQL server has gone away

Filename: mysqli/mysqli_driver.php

Line Number: 203

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: session_name(): Cannot change session name when headers already sent

Filename: models/Modelo.php

Line Number: 5

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: session_start(): Cannot start session when headers already sent

Filename: models/Modelo.php

Line Number: 6

AudioRelato: El Espíritu de la Ouija
AudioRelatos Galerías Espantos Fantasmas Ovnis Creepypastas

El Espíritu de la Ouija

Hace ya algunos años, una noche antes del día de muertos un grupo de jóvenes se reunió en la casa de uno de ellos.

Pedro: ¿Oigan? ¿Qué les parece si jugamos con la ouija?

Los demás: ¡Sale pues! ¡Dale!

Los jóvenes comenzaron a preguntarle cosas a la ouija y no les contesto nada, cuando de pronto las luces se apagaron y se escucharon gritos afuera de la casa, la luz entraba por una ventana e iluminaba misteriosamente a la tabla. Los jóvenes, aunque asustados, siguieron jugando. Pedro, el dueño de la casa, le preguntó al espíritu su nombre. Este le dijo que se llamaba José y que era el abuelo de Pepe, otro de los presentes en la reunión.

Pepe: ¡Ya bájenle! La verdad ya se pasaron con la bromita. ¿Saben qué? Mejor yo ya me voy.

Los demás: ¡Espera un rato más, no te vayas!

Pedro: Mejor pregúntale algo muy personal, chance y te contesta.

Pepe: Bueno, a ver, pregúntale como se murió.

La tabla contestó: Ahogado.

Los jóvenes decidieron irse al notar que la luz no volvía, cuando Pepe abordo su auto comenzó a llover. Recordó que su abuelo murió ahogado en un día lluvioso y comenzó a sentirse muy nervioso. En un tramo obscuro del boulevard Miguel de la Madrid un relámpago iluminó la noche y por el retrovisor Pepe vio que un hombre con sombrero estaba sentado en el asiento trasero. Fue tal su impresión que perdió el control del volante.

Pedro: ¿Qué paso Pepe? ¡Casi te matas! Si casi ni tomaste nada.

Pepe: No se preocupen, me fallaron un poco los frenos, me voy más despacio ¡total! ¿Qué tanto falta de aquí a mi casa?

Pepe siguió su camino a casa y volteaba constantemente al espejo, pensó que había sigo una sugestión y prefirió ya no pensar en eso. Cuando llegó a su casa vio por el retrovisor que se reflejaba un sombrero antiguo encima del respaldo trasero de su auto. Con miedo tomó el sombrero completamente empapado y se dio cuenta que los tapetes tenían huellas de lodo. Al entrar a su casa Pepe dejó el sombre en el perchero de la entrada y se fue a dormir. Al otro día por la mañana su padre lo despertó desconcertado.

Papá: Pepe, me puedes decir ¿dónde andabas anoche?

Pepe: ¿Eh? Andaba en la casa de Pedro

Papá: Si como no, tú sabes de dónde salió ese sombrero.

Pepe: Ah sí, ayer lo encontré en el carro, apareció de repente, debe ser de alguno de mis amigos.

Papá: No, Pepe. No es de ninguno de tus amigos, ese sombrero fue el que traía puesto tu abuelo cuando murió. ¿Lo recuerdas? Encontramos su cuerpo pero jamás apareció su sombrero.